Los pequeños detalles en la mesa

Actualizado: 13 de dic de 2020

Con el paso del tiempo, y en estas épocas de confinamiento, es común ver cómo se van relajando los modales. Por esto le he quiero dedicar unas palabras al significado de disfrutar una mesa, con el complemento de darse el gusto de servirse y consumir de la manera adecuada, ya sea que estemos solos y aún más, en compañía. Detalles que son comunes, como el de ver compartir con móvil lo que consumimos, disminuyen el gusto de apreciar, el color, la textura, la presentación, inclusive el sabor de lo que degustemos. Y ni hablar de la conversación, y si le añadimos el de hablar con la boca llena, empatamos. La comodidad de apoyar los codos en la mesa, o inclusive el antebrazo durante el consumo o al haber terminado, forman parte de los "olvidos", que al permitirnos, se van volviendo costumbres . Y ¿ qué me dicen de la facilidad de subir el plato de la sopa hacia la boca, o

la de bajar la cabeza para alcanzarla? la comida y la bebida se acercan a la boca y nunca es al contrario: sólo los orientales lo hacen porque que consumen en recipientes pequeños y uno detrás de otro, su etiqueta es diferente. También recordemos el efecto de los ruidos o sonidos innecesarios, el sorber la sopa, o el arroz caldoso, el soplar lo caliente, el " chasquear"o hacer sonar los dientes, forman parte de las llamadas " mañas", que son hábitos que una vez se practican son muy difíciles de olvidar.

Y algo más respecto a lo que más se come y gusta, lo italiano, para cuyo consumo sólo y exclusivamente se necesita un tenedor, y saber usarlo, ya sea enrollando el espagueti apoyando la punta del tenedor en el plato, y girándolo en un sólo sentido, o quebrando la lasaña y afines con el borde lateral del mismo Otra forma más fácil y que se ve mejor, y es más segura, es usar el estilo continental con el tenedor boca abajo en la mano izquierda, y el cuchillo tomado como un lápiz en la derecha, en posición 7:20 a.m. con la punta dirigida siempre hacia el fondo del plato, de manera que todo se puede cortar ( porción del ancho del cubierto) , y colocarlo encima del tenedor o en la punta con la ayuda del cuchillo, y se lleva a la boca sin darle la vuelta, con cuidado, dejando el cuchillo descansando con la punta apoyada a la espera de su regreso. Y, recordemos que el queso y el pescado o los mariscos, no hacen " maridaje", o sea, no van bien para el estómago, por esto, los platos que los incluyen prescinden de lácteos.

Diana Neira


75 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Las relaciones con los vecinos

Cuando escogemos lugar para residir nos ocurre igual que al estrenar trabajo: con quiénes debemos convivir, nos tocan por suerte. Sí se trata de una buena ubicación, suponemos que habrá algún tipo de

  • Gris LinkedIn Icon
  • Facebook
  • Instagram

©2020 Diana Neira  | All Rights Reserved